¿Reírse o no reírse durante el sexo?

reir durante sexo

¿Reírse o no reírse durante el sexo?

Sin duda alguna creemos en que el reírse durante el sexo no es que perjudique sino que beneficia a la pareja. Apoyamos la idea de que la risa puede ser un aditivo más durante el sexo para descargar una tensión y hacer más fuerte el vínculo. El humor es la capacidad de relativizar las cosas y una forma de enfrentarnos a la vida. El tener un sentido del humor desarrollado se relaciona directamente con la seriedad que nos tomamos a nosotros mismos y la capacidad de saber enfocar para disfrutar de ciertas situaciones, como bien puede ser durante el sexo. ¿Sabíais que la risa compartida, en la cama, ayuda a unir a los amantes mejorando la experiencia sexual? Pues sí, interesante ya que se toma generalmente la risa como molestia, aprendamos a disfrutar del sexo y de cada uno de los momentos que nos tenga preparado estos maravillosas y únicas sensaciones. Se describió a la risa como el orgasmo facial dado al bienestar que genera, su agotamiento después de unas risas y la posterior relajación. Exactamente los mismos pasos que sigue un orgasmo. Otra similitud es que al reírnos movilizamos gran parte del cuerpo, de ahí que sea común encontrar dolor de mandíbula, abdomen o incluso cuello. En el sexo podemos encontrar diferentes formas de entenderlo y practicarlo, pero en general se practica la seriedad y concentración. Es normal que nos sintamos así, solemnes, ya que son sensaciones de placer inexplicables que nos lleva a viajes de aventura y excitación. Lo que se ha de tener claro es que dependiendo de la práctica sexual se permite la risa o no, no es lo mismo reír con tu pareja porque durante la penetración hubo un ruido o nos íbamos a equivocar de agujero, que reír durante una sesión de concentración del Tantra, evidentemente en este segundo caso podría ser una falta de respeto. Reír con tu pareja estando en confianza es sano, siempre y cuando el acto de reírse sea en conjunto y no una burla. Se dan casos que durante el sexo y la llegada del clímax personas suelten lágrimas, sonrían o incluso rían aunque lo común es que con la llegada del clímax haya seriedad ya que estamos en un punto de concentración, el último sprint antes de llegar al monte Olimpo donde disfrutaremos del verdadero placer de un orgasmo. De cualquier modo una risa cómplice, puede llevar a fortalecer los vínculos en la pareja aumentando la confianza del uno con el otro, una confianza que se transforma en relajación que a su vez permite el disfrute de mejores orgasmos. ¿Miedo a reír durante el sexo? Nunca, pero hazlo con tu pareja y en situaciones que no den pie a dudas sobre si era una burla porque generará problemas. ¡Rían y disfruten del buen sexo amigos!

 

Comments are closed.